admin

Empleo

El trabajo soñado por muchas mujeres: Actriz porno

Hoy en día ya no hay tantos prejuicios como antaño y muchas mujeres o incluso chicas más jóvenes presumen de trabajar en el porno, bien sea como actrices o incluso con su onlyfans o webcams. Es un trabajo realmente lucrativo para las féminas valientes que se atreven a mostrarse delante de las cámaras haciendo sexo en vivo o incluso para las que llegan a hacer castings porno. Esto último habría que verlo en realidad como una auténtica entrevista laboral, solo que con peculiaridades como que la chica en cuestión tiene que demostrar que es apta para el puesto que se demanda. Eso significa tener que desnudarse e incluso en ocasiones practicar sexo con otro actor.

Esas escenas siempre quedan grabadas y luego pueden verse en alguna web para adultos que decidan mostrar castings y escenas similares. Sin embargo no siempre hay que confiarse, ya que hay muchos que se dedican a hacer castings falsos con la intención de tener material porno de forma gratuita sin la menor pretensión luego de contratar a la aspirante a actriz.

El salario para una profesional en este sector laboral es muy variable, depende tanto de la cantidad de grabaciones mensuales como el nombre que haya conseguido como actriz. Es decir, si la chica trabaja bien y consigue gustar a su audiencia es obvio que el sueldo se multiplicará.

Esto también pasa con los chicos, los actores porno. Aunque como es de suponer el sexo masculino cobra menos que el femenino por razones obvias. Y es que la demanda real y masiva de material pornográfico siempre suele ser sobre mujeres salvo escasas excepciones.

Además llegar a ser una estrella del porno tiene sus ventajas, ya que una vez retirada y siendo conocida por todos puede llegar a hacer otros trabajos que algunos llaman como «serios». De cualquiero forma si crees que tienes madera para hacer este trabajo no te lo pienses y prueba suerte.

Estrategias

Como realizar la mejor entrevista de trabajo

Una entrevista laboral, ya sea para un nuevo trabajo o un puesto diferente con tu empleador actual, puede ser una experiencia estresante. Esperas que tus calificaciones hablen por sí mismas, pero es posible que no sean suficientes para que te destaques entre un grupo de candidatos igualmente talentosos.

Para hacerte notar, dedica tiempo a desarrollar algunas habilidades clave para la entrevista. Al aprender a formar una conexión auténtica con el entrevistador y articular claramente tu valor para la empresa, te acercarás un paso más al trabajo que desea.

  1. Aclarar las preguntas de la entrevista
    Es posible que te preocupe que el entrevistador piense que no estabas prestando atención, pero asegurarte de que comprendes completamente la pregunta puede ayudarte a dar una respuesta reflexiva y relevante.
  2. Piensa en voz alta
    Un error que cometen muchos entrevistados es demorarse cuando no tienen una respuesta lista o responder con un “No sé”. Pensar en voz alta es una buena táctica para combatir ese problema.
  3. Comunicarse de forma no verbal
    Ser consciente de tu presencia y de tu lenguaje corporal te ayudará a parecer más tranquilo y en control.
  4. Conoce tu currículum
    Esto puede parecer obvio, pero conocer tu propio currículum por dentro y por fuera es crucial para el éxito de la entrevista. Puedes llevarlo al siguiente nivel entrando en cada entrevista preparado para proporcionar detalles medibles sobre los logros documentados en tu currículum.
  5. Cuenta una historia convincente
    Los gerentes de contratación pueden recopilar fragmentos de información sobre ti en todas partes, desde tu currículum hasta tu cuenta de Twitter. De forma aislada, estos detalles individuales no siempre lo representan con precisión, pero puedes usar la entrevista para unir estos fragmentos, creando una narrativa más completa de quién eres y qué puedes ofrecerle a un empleador.
  6. Aprovecha el conocimiento de la empresa y el empleador
    A todos los solicitantes de empleo se les ha dicho que investiguen a fondo la empresa y el puesto para el que están siendo entrevistados, pero es igual de importante saber cómo utilizar esa información para tu beneficio. Es recomendable investigar no solo la descripción del trabajo y la organización, sino también la comunidad en la que se encuentra.
Sectores

La mujer en el mercado laboral

Acceder a un trabajo por primera vez no es nada fácil, y hay ciertos sectores de población que lo tienen más difícil que otros: estos serían los jóvenes y, sobre todo, las mujeres. En los últimos años hemos asistido a un aluvión de nuevas generaciones sobradamente preparadas, con estudios superiores e incluso varias carreras a sus espaldas; sin embargo, eso hace que se acceda al mercado de trabajo mucho más tarde, con lo cual la experiencia, que siempre resulta un plus, no es fácil de adquirir.

Eso en lo que respecta a las mújeres jóvenes; pero si nos centramos en el trabajo para mujeres mayores de 45 años, la cosa se pone aún peor. Siempre es complicado volver al mercado laboral si lo han dejado por un tiempo, y eso es lo que suele pasarlas a las mujeres cuarentonas: por lo general, son mujeres casadas que ya han tenido hijos, y que han tenido que abandonar sus puestos o reducir sus jornadas para el cuidado familiar. Pocas son las que han seguido en sus puestos y han disfrutado de la maternidad, pues la conciliación familiar es otro tema bastante complicado para ellas; así, volver a tomar tu profesión, o incluso querer probar en otro ramo o simplemente encontrar un empleo para tener una entrada de dinero extra se puede convertir en una odisea.

Luego, hay que tener en cuenta aquellos puestos en los que directamente te niegan una oportunidad solo por ser mujer; eso ya les puede pasar a las chicas jovencitas, pero las mujeres maduras se encuentran con este problema sí o sí. No es solo la falta de experiencia, obviamente, ni el que por norma se vete a las profesionales femeninas; es que, de cambiar el asunto, siempre se decantarían por las muy mejores preparadas nuevas generaciones. Así, una mujer de más de 40 no solo tiene que demostrar su experiencia en un sector si es que ha trabajado antes, sino conciliar su vida familiar y profesional, e intentar reciclarse casi se puede convertir en un imposible pues es una pérdida de tiempo y dinero, ya que no podrá acceder fácilmente a cualquier otra vertiente laboral.

Y entonces, ¿hacia donde se dirige este sector de la población si quiere conseguir un trabajo? Muchas de estas mujeres mayores se hacen autónomas, poniendo negocios por su propia cuenta y riesga; o bien optan por el teletrabajo, que es una forma de empleo en la que no se está tan sujeta a horarios. Claro que precisamente estas opciones son las que tienen menos beneficios, bien porque hay que asumir pérdidas, o porque son contratos a tiempo parcial; y aunque algunas bonificiaciones del gobierno intentan paliar la falta de oportunidades para la mujer pasados los 40, la realidad es la que es. ¿Qué se puede hacer? Pues muchas le han echado imaginación, ganas y desvergüenza, y se han apuntado al mundo del porno online.

Para nadie es un secreto que las mujeres maduras están de moda, gracias a que ahora esa calificación se aplica a señoras de muy bien ver y de perfecta forma física, no a las antiguas abuelas con vestidos negros que todos imaginamos de tiempos pasados; y para nadie que navegue por internet y tenga acceso a las webs xxx es un secreto que el sexo con maduras se ha convertido en una atracción evidente y con muchísimos fanáticos. Era normal que el mundo de la pornografía tomara nota del emponderamiento y las nuevas condiciones de vida de las mujeres que pasaban de los treinta, de los sesenta, e incluso de aquellas que ya eran jubiladas y abuelas; y ellas han correspondido bastante bien, subiéndose al carro de esta nueva tendencia, y convirtiéndose en actrices porno profesionales o amateur, webcamers maduras o las protagonistas de fotos xxx caseras.

Dicen que hay que renovarse o morir. Pero nada de acabarse al cumplir los 45: todavía hay mucho que hablar si eres mujer y si quieres trabajar, solo hay que echar un poco de imaginación.

Estrategias

Cómo realizar un buen currículo

Su currículum es el documento más importante que presentará en su búsqueda de empleo. Es su luchador de primera línea, por así decirlo, ya que es su primera oportunidad de presentarse ante un empleador potencial. Los gerentes de contratación y los reclutadores miran los currículums por un promedio de solo seis a siete segundos cada uno, por lo que es importante que haga que cada segundo cuente. Un currículum sólido puede ayudarte a sobresalir entre la multitud, pero un currículum débil puede sacarte de la carrera.

Puede ser difícil presentar de manera sucinta todas sus experiencias y calificaciones en una página, pero hay muchas maneras de mejorar tu currículum sin exagerar. Para ayudarte a conseguir una entrevista, reunimos algunos de los mejores consejos para escribir un currículum:

  1. Que tu CV sea breve y directo
    Esta es la regla número 1. La regla general es no más de una página a menos que tengas una muy buena razón para que sea más larga, como una carrera extensa o mucha experiencia laboral altamente aplicable.
    Una manera fácil de mantener tu currículum conciso es incluir solo experiencia reciente y relevante. Si bien ese primer trabajo de un año podría haberte enseñado mucho sobre el campo, no siempre es necesario incluir todos los detalles de tu historial profesional completo.
  2. Crea una plantilla de currículum original
    Los empleadores aprecian la originalidad. Si bien es útil consultar una plantilla de currículum profesional, no la sigas de manera literal. Más del 60% de los gerentes de contratación consideran un currículum personalizado como la principal estrategia para que los solicitantes de empleo aumenten sus posibilidades de conseguir un trabajo.
  3. Resalta las habilidades y experiencias relevantes
    Usar el mismo currículum para cada trabajo que solicitas no es un buen enfoque. En cambio, tu currículum debe apuntar al trabajo específico que estás solicitando. Asegúrate de priorizar las habilidades, calificaciones y experiencias que se aplican directamente al trabajo que estás tratando de conseguir.
  4. Demuestra resultados con números y métricas
    Cuando escribas sobre tu experiencia laboral anterior, siempre es una buena idea cuantificar tus éxitos con números. El uso de métricas puede resaltar tus logros y brindarle al gerente de contratación o al reclutador una idea clara de cómo impactó tu lugar de trabajo anterior. Por ejemplo, alguien que anteriormente trabajó como representante de ventas podría decir que «realizó más de 50 llamadas en frío al día, con una tasa de conversión promedio del 5 %».
  5. Elabora una instantánea de tu carrera
    Más recientemente, los expertos profesionales han instado a los buscadores de empleo a eliminar la antigua declaración de «objetivo» y, en su lugar, considerar incluir un breve resumen, llamado «instantánea de la carrera», en la parte superior de tu currículum.
    Piensa en la instantánea de tu carrera como una respuesta a la pregunta «¿Cómo describirías tu experiencia laboral en una oración?» El resumen es una oportunidad para resumir tus habilidades, experiencia o activos más relevantes e importantes desde el principio.
Empleo

Buscar trabajo en la era digital

Buscar y solicitar empleos ya no es como antes. Atrás quedaron los días de entregar físicamente o enviar por correo su currículum y esperar una llamada sobre el puesto. Ahora, casi todas las comunicaciones de búsqueda de empleo se realizan electrónicamente. Dado que es probable que el empleador no vea tu rostro e interactúe contigo hasta que te invite a una entrevista, el papeleo y la forma en que realizas el seguimiento deben ser precisos.

Los sistemas de seguimiento de candidatos (ATS, por sus siglas en inglés) filtran los currículos para determinar si un gerente de contratación ve tu solicitud o no. Hay una manera de elaborar tu currículum para enviar una solicitud en línea para asegurarse de que superará cualquier ATS.

El uso del software ATS ha aumentado drásticamente en los últimos años; elabora tu currículum para que se ajuste no solo a la empresa, sino también a los sistemas de seguimiento de candidatos. El reclutador promedio pasa seis segundos escaneando seis piezas de información en el siguiente orden: nombre, título actual y empresa, título y empresa anteriores, fecha de inicio y finalización del puesto anterior, fecha de inicio del puesto actual y educación; haz que sea más fácil para el empleador encontrar lo que está buscando mediante el uso de un formato limpio y ordenado con una sólida jerarquía organizativa.

Hay opciones aparentemente infinitas para buscar trabajo en línea. Los sitios web como LinkedIn, Indeed, etc. son un buen lugar para encontrar una lista de trabajos, pero los candidatos primero deben ir directamente a las empresas que les interesan para buscar puestos vacantes. Es difícil determinar si una bolsa de trabajo o ATS es mejor que otra. Los candidatos pueden tener más suerte para encontrar más puestos que se adapten a sus necesidades y calificaciones cuando recurren a bolsas de trabajo de nicho que se especializan en su industria o campo.

La organización es clave. Se aconseja configurar una carpeta en tu ordenador o en la nube para que tengas acceso mientras viajas, donde puedes guardar una copia de los currículos y las cartas de presentación que crees y adaptes para una oportunidad de trabajo en particular. Dado que las ofertas de trabajo a menudo se eliminan antes de que se realicen las entrevistas, es importante copiar la descripción del trabajo y pegarla en un archivo para que puedas consultarla más adelante.

Algunos empleadores dificultan el seguimiento de las solicitudes. Se sugiere hacer un seguimiento aproximadamente una semana después de la fecha límite de la solicitud de empleo, si esta información está en la lista, para que el empleador tenga suficiente tiempo para revisar tu solicitud. Si el anuncio de trabajo no mencionaba una fecha límite para la solicitud, haz un seguimiento una semana después de su solicitud inicial.